buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:24 min. rellotge



Terracota

La técnica de la terracota es considerada un método plagado de dificultades, pero realmente y al contrario de lo que la gente piensa es un método que encierra cierta sencillez.

Esta técnica ofrece al escultor unas posibilidades que no se encuentran en ningún otro material. La terracota es arcilla al agua, es decir, un material de solución acuosa. Su consistencia es perfecta para modelar. Si se añade agua se ablanda y si se deja secar se endurece.

La escultura de terracota se realiza con arcilla al agua de baja cocción, la cual se presenta en diferentes colores que van desde gris hasta amarillo, pasando por una gran variedad de tonalidades rojas; sin embargo la más corriente será el rojo denominado “color terracota”. Es importante que la arcilla que utilizamos para realizar este tipo de técnica escultórica no contenga ladrillo finamente molido, ya que éste lo utilizan los alfareros para dar más cuerpo a la escultura.

Una escultura realizada con terracota, puede llevar una armadura de alambre interna para poder mantener la estabilidad de la figura. Aunque es posible cocer una pieza que lleve una armadura de alambre interna, no es recomendable hacerlo. Dicha armadura no puede ser como las convencionales que se venden en establecimientos de arte. Éstas llevan trozos de tubo que, a su vez, van sujetos sobre una base recubierta de fórmica y no es posible introducir todo ello en el horno. Se debe construir la figura de alambre que desee, de forma que, una vez terminada la escultura de arcilla, la pueda retirar de su soporte. Las esculturas de terracota que no llevan la tradicional estructura de alambre deben de tener la fuerza suficiente para soportar su propio peso. La arcilla húmeda es muy pesada y cuanto más húmeda esté, más pesará. Además la arcilla cede y pierde su forma en relación directa con la humedad que contenga, lo que quiere decir que las fases iniciales de formación de la pieza deben hacerse con arcilla ligeramente dura, es decir, tal como sale del recipiente o incluso menos húmeda. Lo importante será crear una base firme y a partir de aquí trabajar la superficie como se prefiera, incluso con mucha humedad, sin perjudicar a la forma esencial.
Si el artista realiza una figura en terracota existen diferentes tipos de armadura; no se puede utilizar la misma para los brazos que para la parte de la cabeza. También existe la denominada armadura de barra única. Para construir una figura con este tipo de armadura, basta con rodear la varilla con arcilla para formar la pierna de apoyo. El resto de la figura se irá conformando a partir de esta pierna y la varilla debe pasar también por el interior del cuerpo. No importa que sobresalga por la cabeza o por el hombro ya que una vez que la pieza esté terminada, se extrae de la varilla deslizándola suavemente hacia arriba. En este momento la arcilla ya debe de estar bastante dura para que la figura se mantenga de pie sin problemas. Es importante taponar el orificio de la cabeza o el hombro y alisar la superficie. La varilla dejará un canal a lo largo del interior de la pieza, por tanto queda una abertura en algún lugar para que salgan los gases que se acumularán en esta cavidad durante el cocido.  

La base para modelar será una pieza imprescindible en este tipo de técnica. Existe una gran variedad de modelos, pero puesto que las piezas de terracota no pueden exceder de determinado tamaño para que entren en el horno, no es preciso que la base sea robusta.
Las herramientas de madera para modelar, serán los principales utensilios que utiliza el escultor, se pueden considerar una extensión de las propias manos. Por otro lado los utensilios más convenientes para el acabado de una pieza en terracota serán los de punta metálica, que cuentan con lazos de alambre en uno o ambos extremos. Estos lazos son de acero o de latón y el alambre puede ser de sección redonda o plana. Algunos incluso son de alambre muy fino y con mango de aluminio. Estas herramientas, resultan excelentes para trabajar detalles, especialmente en las caras.
Otro utensilio que se puede utilizar en este tipo de técnica será la denominada herramienta italiana para yeso. Estos utensilios de acero están destinados a trabajar vaciados de yeso, pero también son útiles para modelar arcilla.

El horno será un elemento imprescindible. Cualquier horno apropiado para alfarería lo es también para cocer esculturas en terracota. El cocido de la terracota no es otra cosa que la cocción a baja temperatura; lo que los ceramistas denominan “cocción al bizcocho”. Sin embargo cuando se trata de escultura es necesario elevar la temperatura con gran lentitud.
Una de las tareas más importantes de esta técnica será mantener la arcilla lo suficientemente húmeda para que sea maleable; para ello es importante pulverizar con agua la escultura cuando sea necesario. Pero para mantenerla húmeda entre las diferentes sesiones de trabajo, es importante envolverla con un trapo mojado cubierto con una bolsa de plástico.

Puesto que la terracota es arcilla al agua, ésta se convierte realmente en una herramienta de trabajo, es decir, sirve para mantener la arcilla húmeda, además de para trabajar con ella. El agua es lo que confiere a este material esa calidad especial que no se obtiene de las arcillas con base oleosa.
En cuanto al proceso de secado, si exponemos la arcilla al aire se secará. Pero existen varias fases en el proceso de secado durante las cuales se pueden realizar mejor determinadas tareas. La “fase correosa” es la más crucial, debido a que tiene una dureza particular, semejante al cuero. Es entonces cuando un alfarero decora el objeto con esgrafiado, que será una decoración basada en incisiones; la arcilla en este momento se encuentra lo bastante dura como para conservar el más pequeño detalle sin borrarlo ni rellenarlo. En esta fase se puede incidir casi como si fuera madera blanda. Una vez que la arcilla alcanza esta fase, se empieza a secar con rapidez y pronto estará demasiado dura para trabajarla.

Son muchas las maneras de terminar o patinar una escultura de terracota. Se puede pintar o también vidriar, pero una de las bellezas de este material es el color y texturas naturales de la arcilla cocida.








...por Isabel Carabias ...por Isabel Carabias


Patrocinador



Otros Reportajes:
Vidrio »
Pastel »


Los más comentados:
No hay nada




Publicidad




Patrocinador




Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::