buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 6:04 min. rellotge



Sepulcros de Juana la Loca y Felipe el Hermoso: Bartolomé Ordóñez

El sepulcro es una de las obras más singulares de su siglo, trayendo a España el Renacimiento italiano más perfecto.

En la Capilla Real de Granada encontramos el mausoleo de Juana la Loca y Felipe el Hermoso haciendo compañía al de los Reyes Católicos situados ambos en el centro del edificio. El nieto de estos, el que fuera emperador germano y rey español Carlos I mandó en 1519 ejecutar los sepulcros de sus padres en la Capilla Real, haciendo con este gesto que el edificio mantuviera el sentido y la función que sus fundadores iniciaron con su construcción. Carlos I pretendía hacer de Granada la capital religiosa y residencia real del basto imperio, para lo que utilizó una política artística que sirviera al engrandecimiento de la ciudad. A esto se debe el enaltecimiento de la capilla por parte de Carlos V, el cual la consideraba como “estrecho sepulcro para la gloria de sus abuelos”.

El propósito de convertir la construcción en panteón de la dinastía comenzó con el mandato de trasladar los restos de los monarcas católicos que se encontraban en la Alhambra en 1521, cuatro años más tarde viajó también el cuerpo de Felipe el Hermoso. Más tarde, con la muerte en Toledo de la Emperatriz Isabel de Portugal, Carlos V dispuso el traslado de su cuerpo a la misma capilla, y diez años después se traerían también los de la princesa Dña. María (primera mujer del heredero Felipe) y los de sus hijos Juan y Fernando. Esta idea de panteón regio finalizó con la grandeza del imperio que gobernaba Felipe II y el pensamiento de este de construir el Monasterio de San Lorenzo del Escorial. El nuevo rey dispondría que se llevaran al Escorial los cuerpos de su madre, su esposa y sus hijos. Con este panorama el arte se encuentra entonces al servicio de los monarcas, primero los Reyes Católicos y más tarde Carlos V patrocinan obras que propician el viaje de artistas extranjeros a la Corte española, lo que hace que exista un arte de bastante calidad en la ciudad granadina, centro de la política del XVI. Esto favorece también el viaje de artistas españoles fuera de la Península para aprender las técnicas italianas. Todos estos serán los condicionantes bajo los que se creó la obra que nos ocupa.

Bajo los auspicios de Carlos V se mandaría realizar el sepulcro de Juana la Loca y su esposo, para lo que se sirvieron de Don Antonio de Fonseca, contador mayor de Castilla que lo encargaría al español Bartolomé Ordóñez en 1519, aunque la obra no llegó a Granada hasta 1539. Aún así, como todavía vivía Juana la Loca, el sepulcro se depositó en el Hospital Real donde estuvo abandonado hasta 1603 que se colocó en el lugar que hoy ocupa, lo que provoca que esta obra no influyera en otras posteriores. El artista que se encarga de la obra es un burgalés compañero de Siloé y discípulo de Fancelli, lo que ha apuntado a varios autores a afirmar que esa fuera la causa del encargo de la obra. Por esta influencia quizá viajó a Nápoles, donde dio buena prueba de su arte y donde pudo aprender las destrezas italianas en la escultura, formando parte por tanto de esa nómina de artistas españoles que ayudan a la introducción del Renacimiento en el país. La realización del sepulcro según algunos autores se lleva a cabo en Carrara, donde el artista morirá poco después dejando casi terminada la obra, sin embargo también existe la teoría de que se realiza en Barcelona donde Ordóñez establece su taller. En mi opinión la realiza en Carrara, ya que allí es donde muere y ejecuta las últimas obras. Para su ejecución, Ordóñez se inspirará en el esquema del sepulcro anterior (cuyo diseño debía conocer), añadiéndole a la obra una magnificencia tal que hace de él, en palabras de Gómez-Moreno “una de las más singulares creaciones de su siglo”. El influjo de Fancelli sería la causa de la elección del modelo de sepulcro exento para esta obra, aunque fuera realizada en Italia, los gustos medievales reaparecieron.

El sepulcro se encuentra formado por dos cuerpos, de los cuales el inferior posee las paredes rectas decoradas con estatuas con nichos avenerados y grandes medallones. En la parte superior, los difuntos yacentes sobre un sarcófago exento rodeado de decoración figurativa. El diseño del florentino, por tanto, fue modificado restituyendo la cama sepulcral y sustituyendo los grifos angulares por estatuas de sátiros. El primer cuerpo consta de un rectángulo recto cuyo zócalo está cubierto de figuras de animales y los frentes con hornacinas entre columnas cobijando personificaciones de las virtudes teologales y alegorías de las artes liberales, entre las que se encuentran la filosofía y la aritmética en la cabecera; la gramática y la lógica en los pies. En el lado del rey, la fortaleza, la caridad, la fe y la esperanza; en el lado de la reina, la prudencia, la justicia, la templanza, y una cuarta que quizá represente la paciencia. También en este primer cuerpo en el centro de cada frente existen medallones que recogen escenas evangélicas: la Natividad, la Epifanía, la Oración en el huerto y el Descendimiento, comportándose estos últimos como los portadores de los detalles más personales de Ordóñez en la obra, en los que se insiste en el dramatismo y el énfasis, atisbándose algunos recuerdos miguelangelescos. La decoración de este primer espacio se completa con las figuras aladas apoyadas en garras y sosteniendo en sus hombros geniecillos que las acarician, las de la cabecera llevan los símbolos de la Orden del Toisón de Oro, de la que el rey fue Gran Maestre y las de los pies sujetan la divisa de los Reyes Católicos: el yugo, la granada y las flechas. Sobre la cornisa que remata este primer cuerpo se sostiene el segundo más inclinado, con escudos sostenidos por ángeles en sus frentes mayores y, en el de los pies una cartela con epitafio latino del XVII. En las esquinas se alzan cuatro figuras que representan a San Miguel, San Juan Bautista, San Juan Evangelista y San Andrés, y que sustituyen a las figuras de los padres de la Iglesia en el sepulcro de los Reyes Católicos. Este queda en un plano inferior por la inclusión del sarcófago sobre el que reposan Felipe el Hermoso y Juana la Loca. Dicha urna se encuentra cubierta de blasones, guirnaldas y animales. A los pies de los yacentes descansan vigilantes (como en el sepulcro de los RR.CC) una figura de un león y una leona. Respecto a las figuras de los monarcas hay que destacar el suave tratamiento del mármol, y los rostros de ambos personajes que están idealizados. El artista ha querido representar en la figura yacente de Felipe, el sueño apacible del joven rey sin obedecer a un retrato, a diferencia de la interpretación del natural que da Fancelli en la mascarilla de Fernando el Católico. Del mismo modo representa Ordóñez a Juana la Loca, un suave lirismo invade la composición, reflejando finura y serenidad.

Cuando muere Ordóñez, en diciembre de 1520 y según su testamento, queda concluida y embalada para su traslado a España la parte principal del sepulcro. Los discípulos de Ordóñez (Víctor Florentín, Domenico y Cristoforo) son los encargados de montar el sepulcro en Granada. Aunque la bibliografía no especifica el alcance de la labor de estos discípulos, esta consistiría en la realización de la parte alta del sepulcro incluyendo los yacentes, que al ser una representación más naturalista que la de Fancelli, debió ser realizada tras la muerte de Juana la Loca en 1555. Se diferencia bastante de la parte inferior del sepulcro en la textura del mármol y calidad en la ejecución.

Lo más destacado de la labor de Ordóñez en Granada es la aparición de un cierto lenguaje renacentista en los relieves de los medallones y el movimiento de las figuras de las esquinas, en oposición al modelo de Fancelli que había escogido para el sepulcro. En la obra del burgalés queda patente la subordinación a ritmos italianos, mezclándose con sus rasgos más personales reflejados en su afán expresivo. Su muerte prematura le impidió desarrollar todas sus posibilidades, pero la escasa obra que poseemos de Ordóñez ha sido alabada por todos los autores que se han ocupado de él desde que Francisco de Holanda lo incluyera entre “las águilas” del Renacimiento español.








...por Manuel Sánchez ...por Manuel Sánchez


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::