buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 5:31 min. rellotge



Santa Cecilia: Stefano Maderno

La representación de un milagro en manos de este escultor, hizo que realizara una obra excepcional a la altura del acontecimiento por el que se originó.

Según las Actas de Santa Cecilia aparecidas en el siglo V d.C., Cecilia fue una virgen de la familia senatorial romana de los Metelos, convertida en su infancia al cristianismo. La entregaron en matrimonio a un noble pagano, llamado Valeriano. Cecilia le contó a su esposo en su primera noche conyugal que había sido desposada con un ángel que celosamente guardaba su cuerpo; y por ello Valeriano debía tener sumo cuidado en no estropear su virginidad. Valeriano sorprendido le pidió ver al ángel, tras lo cual Cecilia le mandó a la tercera piedra miliaria de la Vía Apia, para que allí se encontrara con el obispo Urbano.

En aquel lugar el Papa le bautizó, y este regresó ya cristiano junto a su esposa. Fue entonces, cuando el ángel se les apareció a ambos y les coronó como esposos con rosas y azucenas. Pero en aquellos entonces, dicha religión no era la oficial, y el prefecto Turcio Almaquio les condenó a muerte. Primero mataron a su esposo, y su mujer enterró los restos en una tumba cristiana. Posteriormente fueron a asesinar a Cecilia, primero lo intentaron ahogándola en el baño de su propia casa, pero sin éxito. Luego la introdujeron en un recipiente de agua hirviendo saliendo de este, ilesa. Tomaron la decisión de decapitarla, pero por tres veces lo intentaron, y en todas ellas, la cabeza no se desprendía del cuerpo de la mujer. Huyeron asustados, dejando el cuerpo tendido y bañado en sangre. Cecilia vivió tres días más, durante los cuales se dedicó a dar limosnas a los pobres y dejó estipulado que su casa, a su muerte, fuera convertida en templo. Tras este terrible suceso el obispo Urbano la enterró en la catacumba de Calixto, donde se enterraba a obispos y confesores.

Dicho relato así narrado no tiene valor histórico, pues además la historia de la santa no aparece en ninguna lista hagiográfica de esa época, solo se conocieron los datos de la historia al encontrase las actas antes mencionadas. Lo que sí es seguro es la historia del la Iglesia llamada de Santa Cecilia hoy en el Barrio del Trastévere en Roma. Parece ser que dicha iglesia se levantó sobre una antigua casa doméstica, que podría atribuirse a la donación de alguna persona piadosa. En el año 821 el Papa Pascual I reconstruyó una antigua iglesia en el Trastévere, dedicada a Santa Cecilia, y estableció allí una comunidad de monjes cecilianos. Para la consagración de dicho templo, y basándose en las actas de la santa, hizo investigar y buscar sus restos en las catacumbas de Calixto, para poder recuperar los cuerpos, pero no los halló. Igualmente, sabía, que para este nuevo templo necesitaba reliquias, y decidió inventarse una historia para darle mayor veracidad a la consagración del nuevo espacio cristiano. Contó que la Santa se le había aparecido y le había aconsejado buscar en otras catacumbas. En la catacumba de Pretextao encontró algunos restos con ricos ropajes y bañados aun en sangre, fueron estos los que presentó como las reliquias de la santa; y los volvió a enterrar bajo el altar de la nueva iglesia.

Así  llegamos al punto clave de la historia de nuestra escultura; en el año 1599 el Cardenal Paolo Emilio Sfondrato, con relación al siguiente año 1600, fecha de jubileo, escribió que bajo el altar habían hallado el sarcófago de Santa Cecilia, y habían encontrado el cuerpo incorrupto, en la misma posición descrita por el papa Pascual I. Por ello mandó al escultor Stefano Maderno esculpir una imagen retratando a la santa, para colocarla bajo el baldaquino del altar. Dice también esta leyenda, que el cardenal le mostró el cuerpo de la santa incorrupto a Maderno y este, la representó tal como la veía. Así Stefano Maderno, nacido en Bissone en 1566 y fallecido en Roma en el 1636, tuvo la ocasión de realizar su gran obra maestra. Stefano, hermano del famoso arquitecto Carlo Maderno, siguiendo una de las normativas estipuladas tras el Concilio de Trento, el culto a los santos y sus reliquias, realizó una obra en este sentido. Además debía acatar las órdenes del que por entonces era Papa, Clemente VIII Aldobrandini, un hombre muy piadoso e introducido en los nuevos postulados que proponía Trento. Realizó una obra en mármol jaspeado de Carrara, de bellísima manufactura y de sublime elegancia; hasta entonces el escultor había brillado por sus numerosas composiciones realizadas en bronce. La santa aparece tumbada de lado, como dormida, ataviada con un manto y tocada con el correspondiente atuendo de santa romana antigua. No muestra ningún gesto de sufrimiento, sino que su cuerpo esta placidamente reposado, en sublime quietud. Pero para demostrar las señales del martirio, muestra cierto dramatismo en el corte del cuello, en el detalle de las manos atadas, y en la posición escorzada del cuerpo, algo poco natural. Los paños están resueltos con elegancia, y sobriedad, mostrando su autor su saber hacer, sin excesivo barroquismo, sino más bien cargado de la elegancia clásica renacentista de los años anteriores. La pulcritud de sus contornos, la limpieza del acabado de la escultura, también nos pone en precedentes, anunciándonos la exquisitez escultórica que se alcanzaría en los años siguientes en las manos de su sucesor Gian Lorenzo Bernini. Quién tomó su relevo hacia el año 1615, continuando esa línea metódica y pura que ya nos enseñaba aquí Stefano Maderno.

La imagen de esta santa en su iconografía más antigua aparece como protectora de los papas, tal como podemos ver en el mosaico que existe en su iglesia, donde aparece con ricas vestiduras protegiendo al Papa, arriba representado, Pascual I. Sin embargo, en las representaciones posteriores, frecuentes durante los siglos XV y  XVI, aparece con un instrumento, generalmente un órgano, bien sentada tocándolo, o simplemente junto a él como un mero atributo. Parece ser que basándose en una mala traducción de las actas, el Cantátibus órganos del que allí se hablaba, fue mal interpretado, pensando en la Santa como en organista. Sin  rectificar dicho error se siguió creyendo que la Santa estaba relacionada con la música, y siguió representándose como tal, por ello fue venerada como la protectora de los músicos. Atribución que perduró hasta nuestros días.

En nuestro caso, Maderno reproduce a la Santa en el mismo estado, en el que supuestamente se encontró su cuerpo incorrupto, y con las mismas dimensiones que mostraba el cuerpo. Muestra de ello quedó presente en una cartela colocada bajo la obra, donde se explica claramente que el escultor se mantuvo fiel a la imagen grabada en su mente tras observar, supuestamente, los restos del cuerpo incorrupto. Se colocó la imagen en la iglesia, sobre un nicho de mármol, en cuya parte superior reposa la bella escultura, cuyo naturalismo evoca un ideal elemental en la escultura barroca italiana. Dicha cripta expositora, descansa hoy, al parecer, sobre los antiguos baños donde la santa sufrió el primer martirio, prueba fehaciente de ello, son las ducterías que suministraban el agua caliente, las cuales se pueden observar en los muros. Además, con la solución elegida del nicho para su muestra, otorga al conjunto un carácter teatral, cuya puesta en escena evoca las representaciones del barroco, que más tarde elegiría Bernini para sus maravillosas composiciones.

En definitiva, esta escultura encierra una bella leyenda, un maravilloso recorrido histórico, y sobre todo una sublime maestría y elegancia en sus formas. Consiguiendo con ello, Maderno, realizar un paradigma de la escultura barroca, donde el arte se alza y se refleja en cada pliegue de su manto, donde el mármol resplandece dotando de luminosidad al cuerpo yaciente de la santa, que se halla envuelta en un paraíso arquitectónico, digno de contener tan preciado tesoro.








...por Laura Alonso ...por Laura Alonso


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2017 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::