buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:47 min. rellotge



Salvador Dalí

“Seré un genio, y el mundo me admirará. Quizá seré despreciado e incomprendido, pero seré un genio, un gran genio, porque estoy seguro de ello”.

A la edad de 15 años escribía el joven Dalí con admirable frescura y lucidez en su diario

Ya en su adolescencia, adoraba el artista los paisajes que se convertirían en la atmósfera amada de toda su vida y también de la mayoría de sus pinturas. Cadaqués y el cabo de Creus (Cap de Creus) en la Costa Brava, visitados durante todos los veraneos de su infancia, paraísos con los que se citaba en los meses más calurosos del año, y cita a la que nunca faltaría, regresando desde París y Nueva York, quedaban capturados entre las noveles pinceladas post-impresionistas del artista.

Nació en Figueres, en la provincia de Girona, en el año 1904. Su padre era un respetable notario con mucha autoridad, de imponente carácter y personalidad reflejados en los retratos que Dalí le dedicó. En su infancia fue un niño malcriado y sobreprotegido, que exhibía ya su extravagancia con sus fobias y manías; apocado y retraído disimulaba su timidez con insolencia y atrevimientos y organizando bullicios académicos. Desde su ciudad natal, se mantenía al tanto de las diferentes vanguardias artísticas, recorriendo la etapa puntillista, fauvista, futurista… era la época de la revolución rusa, a la que el jovencísimo artista se soldaba con pleno convicción.

Al cumplir los 18 años, el notario de Figueres, persuadido por el talento de su hijo y ante su determinación por la pintura, le envió a la Residencia de Estudiantes de Madrid, donde por aquella época se instituía la más refinada y liberal educación del país. Allí conoció a sus íntimos amigos Federico García Lorca y Luis Buñuel, entre los que fraguaría una complicidad intelectual, que con el poeta sobrepasaban los límites de la amistad, provocando al pintor obsesiones a las que alude en cuadros como “El enigma sin fin”, “Metamorfosis de Narciso”, “Cenicitas”, y “La miel es más dulce que la sangre”.

Febril lector de Freud, la mayor contribución intelectual de Dalí, fue su método paranoico crítico, que definió como “método espontáneo de conocimiento irracional, basado en la objetivación crítica y sistemática de las asociaciones e interpretaciones delirantes”, en su ensayo “La mujer visible”, de 1930. Su método consiste también en dotar de significancia cualquier casualidad o experiencia que se decida de forma arbitraria. Y el artista insistía en aplicar este sistema además de al arte, a la vida. Por lo que las Vírgenes de sus telas tendrán siempre el rostro de Gala, su amada y por lo que plasma el cabo de Creus, como el paraje más hermoso del mundo, donde habitan sus fantasmas.

Con 25 años, respaldado por Joan Miró, asentó su residencia en el bullicio del París de entreguerras, y con su figura de dandi, paseaba sus extravagancias con satisfacción incorporándose al escandaloso movimiento surrealista que gritaba el protagonismo del onirismo y los relatos subconscientes, en la actividad artística.

Arrebato, furor, ingeniosas ideas y escritos, insólitas ocurrencias, relaciones absurdas y originales, objetos inventados, son las principales aportaciones de Dalí al surrealismo, además de pinturas como “El asno podrido”, “Vaca espectral”, “El juego lúgubre (El juego desastroso)”, “El gran masturbador”, “Los primeros días de primavera” o “La vejez de Guillermo Tell”, cargado de transparentes desvelos de sus temores y cadenas. Pero sus cada vez más osados y provocadores disparates, su obcecación escatológica, la ambigua defensa que realizaba de Hitler y su canto elogiador de la crueldad, además de su desatinada reivindicación del arte académico, comprometía demasiado al grupo que no logró moderar a Dalí, por lo que decidió su solemne expulsión en 1934. Esta ruptura no sería más dolorosa que la que afrontó con su padre, cuando acababa de unir su vida a su amada Gala, que estuvo durante años enfadado con el artista, al enterarse a través de la prensa, de la ofensa a su fallecida esposa, por la exposición de una pintura de Dalí, en la que sobre la silueta del Corazón de Jesús, escribía: “A veces, para divertirme, escupo sobre el retrato de mi madre”.

Una de sus obras maestras pintada en 1925 es “Figura en una ventana (Muchacha en la ventana)”, donde desvela su adoración por el paisaje Cadaqués y el amor por su hermana Ana María, musa de algunas de sus más geniales telas. “La Madona de Port Lligat”, obra en que su esposa Gala posó como modelo del rostro.

Su obra más famosa es “La persistencia de la memoria” pintada en 1931 tras sufrir una migraña, donde aparecen por vez primera los relojes blandos que contribuyeron a su fortuna en Estados Unidos.

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, el pintor, decidió vivir definitivamente en Nueva York, donde protagonizó sus escándalos habituales y conquistó exitosas exhibiciones desde 1940 a 1948. Durante su estancia en Estados Unidos, en 1942, pinta para divertirse “Proyecto de interpretación para un establo-biblioteca”. Con ambiciones económicas, Dalí pintaba en ocasiones a personajes millonarios junto con elementos surrealistas para sus clientes adinerados.

A partir de aquella época continuaría su camino artístico en solitario, junto a su mujer, diez años menor que él y de costumbres liberales, entregada a propiciar el tiempo, el lugar y la paz que necesitaba su marido para trabajar. Hada de sus complejos, sacó provecho económico de la estrafalaria imagen de Dalí, convirtiéndole en un personaje de espectáculo público, de controvertidas e perspicaces manifestaciones, bajo la atenta mirada de los medios de comunicación de masas y el desdoro de las clases altas. A las críticas de Bretón, figura clave del movimiento surrealista, contestaría con la sentencia “Que hablen de mí, aunque sea bien” y pinto “La apoteosis del dólar”

En 1948, tras proclamar su adhesión a la dictadura de España y a la Iglesia católica, regresó para pasar los veranos en Port Lligat, mientras que durante el resto del año se alojaba en hoteles de París y de Nueva York. Durante los meses cálidos Madonnas, Cristos crucificados y elementos flotando ingrávidos, en ocasiones diseccionados en pedazos sobre el mar, componían sus óleos de estudiados detalles. “La pesca del atún” pintado en 1966-67 es uno de los más ambiciosos del artista, por sus enormes dimensiones, que delimitan el relato de la pesca que le narraba su padre cuando era niño.

Durante el invierno conseguía mantener en funcionamiento el circo Dalí vendiendo sus cuadros, hasta la muerte, en 1982, de su ineludible Gala. A partir de entonces comenzaba la larga agonía y decrepitud del artista, tumbado en una cama y rodeado de médicos y enfermeros.

En 1989, se truncaba su ferviente convencimiento de librarse de la muerte.








...por Beatriz Anta ...por Beatriz Anta


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




10 comentarios en Salvador Dalí

  1. Buenas,

    Se trata de un hombre que tuvo una vida especial. Los ojos y la pintura de Dalí nos acercó una nueva forma de ver el mundo y con surrealismo nos permitió vivir una nueva dimensión del arte. Para mi, Salvador Dalí es el mejor de todos.

  2. Me encantan los cuadros de Salvador Dalí. El creador y padre del Surrealismo fue capaz de crear un arte inexistente hasta su fecha.

  3. En la ciudad de Figueres (Girona) está el Museo Dalí, y allí se puede hacer un excepcional repaso a su biografía, a su vida y a su obra. Os lo recomiendo.

  4. De entre todos los cuadros de Salvador Dalí que pintó en su vida el que más me gusta es el titulado “La persistencia de la memoria”. Encuentro que es insuperable.

  5. En la Fundación Gala-Salvador Dalí se ha presentado un autorretrato inédito de Dalí y en el se puede ver la clara influencia que tuvo Picasso en el artista.

  6. ¿Estás hablando de la obra “Autorretrato desplegándose en tres” o “Arlequín “? Yo la he visto en fotos y realmente tiene claras influencias picassianas, si no me equivoco esta obra está pintada en el reverso de un cuadro también de Dalí con el título de “Paisaje con olivos” de 1923.

  7. Mi sueño es, algún día, poder visitar Cadaqués y recorrer por los mismos lugares en los que transitó Dalí y que sin duda dieron vida a muchas de sus obras. Un genio.

  8. Mi sueño es, algún día, poder visitar Cadaqués y recorrer cada uno de los lugares por los que transitó Dalí, que supo retratar tan bien en muchas de sus obras. Un genio.

  9. Dalí es sinónimo de arte, cultura y belleza. Sus pinturas son realmente un placer contemplarlas, uno puede estar horas frente a un cuadro de Dalí y pareciera que el tiempo no pasa. Muy interesante la vida del pintor español pero me quedé con la sensación de conocer más de él.

  10. ¡Dalí un gran genio! Me gustan sus pinturas, quizás el próximo cuadro que pinte, o mejor dicho que imite, sea uno de este gran pintor, “Muchacha asomada a la ventana”.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2017 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::