buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:30 min. rellotge



Paul Cézanne

Paul Cézanne nació un 19 de enero de 1839, en Aix-en-Provence. Fue un niño amable, tranquilo y soñador que vivió hasta sus diez años entre la serenidad de su familia.

La timidez y el retraimiento marcaron su genio desde su niñez, en la que muy pronto reveló su pasión por la pintura. Su padre, comerciante de sombreros y su madre, hija de un tornero, mantuvieron una relación en secreto de la que nacerían Paul y sus dos hermanas. Abandonó la escuela mixta para pasar tres años en la Pensión Saint-Josephy y después ingresó en el Liceo de Aix, allí entabló una amistad con Emili Zola. Mientras, continuaba sus estudios de dibujo y pintura en la Escuela de Bellas Artes del Museo Municipal, donde obtuvo el segundo premio de pintura.

Durante este período de formación una gran pasión por la literatura y la naturaleza embriagan el espíritu del joven Paul. A los diecinueve años obtiene el diploma de bachiller y a pesar de su ya evidente vocación artística y sus infinitos proyectos, decide inscribirse, en la Escuela de Derecho De Aix, obedeciendo a la voluntad paterna. Pero al cabo de tres años, el padre reconoce el infinito esfuerzo que supone para el futuro pintor los estudios de leyes, y acepta, por fin, que Cézanne viaje a París para estudiar arte.

Las dificultades para integrarse en la sociedad parisina y de nuevo las influencias de su padre conducen a Paul a abandonar París, para dedicarse al oficio de banquero durante algún tiempo, mientras a la vez ejerce su contenida pasión, decorando por las noches las paredes del Jas de Bouffant. Al cabo de un tiempo, Cézanne regresa de nuevo a París, donde frecuenta a otros pintores, como Armand Guillaumin, Camille Pizarro, Auguste Renoir, Claude Monet…, comienza a integrarse en un grupo y se presenta al examen de la Escuela oficial de Bellas Artes, deseoso de obtener algún éxito, que no consigue en esta ocasión.

Durante los siguientes años se convertirá en un copista de obras de los museos, especialmente de los románticos, y los maestros clásicos Rubens, Rembrandt, Tiziano y Tintoretto, trabajo que se desarrollará durante toda su estancia en París.

En 1867 pintó “El Rapto” para Émile Zola, influenciado por el romanticismo pero de pincelada mucho más libre. Algunas caricaturas, una “Femme à la puce” que el pintor envió al Salón con la intención de burlarse del jurado y “Vidanger un couchè sur son lit”, son algunas de las obras realizadas en esta época. En 1863 realiza un retrato de su padre, con toque impresionistas, perteneciente a la colección Pellerin, compuesta por los más interesantes lienzos de los comienzos de Cézanne. Varios bodegones y paisajes traídos de Provenza y “El negro Escipión”, de distante madurez artística, consuman el repertorio de la obras de Cézanne de esta época. En 1869 conoce a su futura esposa Hortense Figuet, una muchacha de 19 años que se dedica a la encuadernación, y también posa como modelo para los pintores, con las que mantiene una secreta relación para no perder la asignación monetaria familiar. 

En 1872 Hortense se queda embarazada y nace Paul, el único hijo de la pareja. Durante este periodo, Cézanne decide pintar el paisaje de un modo totalmente diferente al que había seguido Corot, motivo por el cual es destronado de su posición de jefe de escuela entre el grupo de los jóvenes pintores, que encuentran una nueva figura de líder en Manet.

Hacia 1874 Cézanne expone el primer cuadro que consiguió vender: “La Maison du pendu”. Realizó varios famosos retratos de su amigo y fiel admirador de su arte, M. Chocquet, en los que se evidencia un interesante parecido con el Greco.

En 1887, el pintor continuaba exponiendo con el grupo revolucionario de los impresionistas, pero por sus concepciones académicas enviaba cada año un cuadro al Salón de Bouguereau, hasta que por fin, en 1882 fue aceptado, cuando el artista tenia cuarenta y tres años, cuando Zola publicaba una novela en la que la figura del vencido tenía cierto parecido con Cézanne, por lo que pasa a ser conocido por el público bajo la caricatura de una ficción. A partir de este momento su vida se vuelve secreta y sólo la posteridad de su muerte podrá mostrar al artista baja una mirada justa.

En 1899 Cézanne regresa de forma definitiva a Aix, donde vive acompañado de su mujer, su hermana y su hijo. Es un hombre correcto, sereno y burgués. El gran deseo del pintor por aquella época era acercarse a la naturaleza para pintar una obra de arte, respetando el orden, la composición y la racionalidad, en un afán de perfección insatisfecho.

En 1890 realiza una de sus obra capitales, “El joven con la calavera” y uno de sus autorretratos más famosos. Pocos años más tarde aparece el cuadro “Jugadores de cartas”, admirado en todo el mundo. En 1896 realiza “Fumador de pipa” como una doble réplica y este mismo año pinta “Vieille Femme au Chapelet” con claras influencias de Daumier. Es una época prolifera en una gran cantidad de extraños bodegones que destacan indiscutiblemente la calidad del pintor. En la exposición del Salón de Otoño en 1906, Cézanne era especialmente considerado un pintor de bodegones.

Hacia 1890 ya ha abandonado las exposiciones impresionistas y se encuentra en Bruselas en el Salón de los Veinte y el Salón Centenal de la Exposición Universal. Pero en 1904 los cuadros de Cézanne son rechazados en la Sección francesa de la Exposición Universal de San Luis, al mismo tiempo que el Salón de Otoño le recompensaba ofreciéndole una sala completa. Durante los últimos diez años de su vida, el artista difícilmente consigue exponer, aunque continúa trabajando y pintando paisajes al natural. En octubre de 1906 cae enfermo de pulmonía, pero su terquedad le obliga a seguir trabajando al aire libre, hasta que unos días más tarde, el 22 de octubre, muere dejando una versión incompleta de “Las Bañistas”, obra que había estado pensando desde su primera estancia en París.

Paul Cézanne ha sido considerado por gran parte de los pintores de vanguardia, el padre del arte moderno. Así le apreciaba Picasso: “Cezanne era mi sólo y único maestro. No creáis que me limitara a mirar sus cuadros… Pasé años estudiándolos…Cézanne era como un padre para todos nosotros”.








...por Beatriz Anta ...por Beatriz Anta


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




1 comentario en Paul Cézanne

  1. Cézanne fue el rey de las fieras, sin él no existirían los Fauves.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2017 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::